¿Ampollas o sérum facial? Encuentra las diferencias

Tanto las ampollas faciales como los sérums son elementos imprescindibles dentro de nuestra rutina de cuidados faciales. Sin embargo, muchas veces surge la duda sobre cuál elegir… ¿Ampollas o sérum? ¿Son lo mismo? ¿Conoces realmente la diferencia entre los sérums faciales y las ampollas concentradas para tu piel? Infórmate de todo para elegir con cabeza los productos que aplicas en tu rostro.

Sérum

El sérum tiene una capacidad mayor para penetrar en las capas de nuestra piel, con una absorción inmediata y una reparación profunda. Además, nos garantizan una alta concentración de principios activos para tratar los problemas de nuestra piel.

Su acción es una específica, y debemos utilizarlo antes de la crema para potenciar el efecto de esta. A diferencia de la crema, los sérums tienen una consistencia más densa y vienen con dosificadores para que uses la cantidad adecuada.

Ampollas

Las ampollas poseen una concentración más elevada de activos en comparación con el sérum. En formato monodosis, disfruta de la cantidad exacta que tu piel necesita.

En su pequeño tamaño, encontramos una fórmula más concentrada y potente con activos lo más estable posible. Esto ocurre ya que el contenido de la ampolla no entra en contacto con la luz ni el oxígeno, garantizando que estos no se degraden u oxiden.

Pero recuerda, las ampollas no sustituyen tu rutina facial. Son perfectas para momentos puntuales en los que nuestra piel necesita recargar las pilas, ya que su resultado en nuestra piel es muy efectivo.

Además, su textura más fluida que el sérum puede hacer que la piel absorba mejor el producto.

¿En qué orden debo usarlos?

Si vas a utilizar ambos productos, aplica primero las ampollas. Si ves que tus necesidades ya están cubiertas, puedes saltarte el uso del sérum. Pero si decides solo usar el sérum, recuerda aplicarlo antes de la crema facial.

Deja un comentario