Brochas de maquillaje: ¿Pelo natural o sintético?

Tenemos claro que es muy necesario tener unas buenas brochas de maquillaje limpias y de buena calidad si buscamos un acabado perfecto. ¡Y entonces surge el dilema! Elegir pelo natural o sintético es una duda que nos acompaña a la hora de comprar nuestras brochas o decidir la que vamos a utilizar en nuestro maquillaje. ¿Pero cuál de ellas nos ofrece un mejor resultado? Te contamos todos los detalles ya que, hoy en día, es difícil diferenciarlas.

Brochas de pelo natural

El pelo de estas brochas proviene de ardillas, cabras, ponis, caballos… por lo que naturalmente su pelo es más suave y agradable. Además, suelen ser más caras aunque, normalmente, durarán en perfecto estado por más tiempo. Sus cerdas naturales presentan un corte irregular, señal de calidad.

Estas brochas se recomiendan para aplicar productos en polvo y secos (como el polvo compacto, polvos sueltos, sombras, coloretes…), y para difuminados. Ya que a la hora de aplicarlos, quedan retenidos en el pelo y esto ayuda a extenderlos mejor.

Son las más utilizadas en el maquillaje profesional por su maleabilidad y el perfecto resultado que nos permiten conseguir. 

Por contra, este pelo absorbe mucho producto y es engorroso a la hora de limpiar la brocha. Además, el maquillaje las daña más que a las brochas artificiales.

Brochas de pelo sintético

Cada vez son más populares, ya que son aptas para veganos y alérgicos. Fabricadas con nylon o poliéster, nos proporcionan un fácil manejo, por lo que son utilizadas tanto por principiantes como por profesionales. Te permiten aplicar finas capas de maquillaje hasta conseguir el resultado que buscas. Además son más económicas (aunque su vida útil es menor), y se limpian con mucha facilidad.

Estas brochas se recomiendan para aplicar maquillaje en crema, fluidos y grasos, (bases, productos en crema, pintalabios…) ya que absorben menos producto. De todos modos, las brochas sintéticas cada vez son más versátiles y de calidad.

Por contra, la aplicación del producto no es tan perfecta como una brocha de pelo natural.

¿Cómo diferenciarlas?

¡Cada vez se presenta más complicado distinguirlas! Ya que muchas brochas sintéticas imitan perfectamente a las brochas naturales. Pero podemos fijarnos en 3 puntos: 

  • El color: Un color fuerte y llamativo corresponderá a una brocha sintética.
  • La flexibilidad: Las brochas naturales tienen cerdas más flexibles.
  • El tacto: Las brochas naturales son más suaves que las sintéticas.

En resumen, ninguna brocha es mejor que la otra. Simplemente han sido creadas para tareas diferentes según el tipo de resultado que quieras conseguir. ¿Y tú? ¿Cuál prefieres usar?

Deja un comentario