Diez consejos para limpiar el cutis. Tu rostro más bonito y sano

Todos sabemos que el secreto de un rostro sano y bonito reside en gran medida en la atención y el cuidado que prestemos a su limpieza diaria. El maquillaje al fin y al cabo es un elemento artificial que si bien sirve para embellecer puede llegar a causar el efecto contrario si no dejamos que nuestro cutis respire. He aquí el decálogo indispensable para limpiar el cutis y tener una cara de anuncio:

-Limpia tu rostro dos veces al día: primero, por la mañana puedes aprovechar la ducha para limpiarte suavemente la cara con un gel jabonoso, así la prepararás mejor para el maquillaje. Cualquier producto se vuelve más efectivo si se aplica sobre una piel completamente limpia , ya que ésta lo absorbe mejor.

Por la noche es muy importante la limpieza tanto si nos hemos maquillado como si no (comprobarás que el algodón acaba sucio aunque no llevemos base). Si nos hemos maquillado es conveniente realizar una doble limpieza, la primera para eliminar los restos de maquillaje (con un aceite por ejemplo) y la segunda para limpiar realmente la piel (con espuma, jabón o leche limpiadora).

Mientras dormimos la piel respira y se regenera sin factores medioambientales que dificulten el proceso. Es una fase de restauración donde se produce el mayor nivel de reparación celular. Si nos vamos a la cama con una piel limpia y cuidada nos despertaremos con un cutis vitalizado y preparado para la jornada. ¡Despiértate con buena cara!.

-Tipo de limpiador: los hay en múltiples texturas: jabón, gel, espuma, aceite, leche limpiadora… ¿quieres saber cuál es el más apropiado para ti?

Pieles grasas y mixtas: los más apropiados son los geles jabonosos neutros porque alcanzan mayor profundidad de limpieza.

Pieles mixtas y secas: son apropiadas las leches limpiadoras (se aplican sobre la cara y se retiran con discos desmaquillantes).

Pieles secas: los aceites limpiadores están indicados para no resecar las pieles con tendencia seca.

Por último, trata de evitar las toallitas desmaquillantes o de usarlas sólo en casos en los que no te quede más remedio, porque son las que más agreden el cutis. Una opción novedosa es utilizar una esponja Konjac como las de Brushworks, que no requiere más que agua para la limpieza, con un resultado sorprendente.

Diariamente se acumula en tu piel suciedad, polvo, bacterias, células muertas, grasa, toxinas, etc… que la obstruye impidiéndola respirar ¡Limpia tu piel y libérala de toda suciedad!.

-Aceite para los ojos: aunque no lo parezca, es una de las zonas cuya hidratación es más indispensable. Aunque existen desmaquillantes especializados, los aceites (normales o bifásicos) son los que mejor resultado dan a la hora de retirar sombras intensas, eyeliner y máscaras «waterproof». La suciedad se elimina con facilidad sin necesidad de restregar y el ojo queda hidratado y calmado.

Para un buen resultado sin esfuerzo empapa dos discos de algodón en aceite desmaquillador y póntelos en los ojos durante un minuto, de ese modo la suciedad se irá desintegrando y cuando lo retires no tendrás que frotar. Hazlo con movimientos suaves hacia abajo arrastrando bien la máscara de pestañas. Después repasa la zona de la ojera y recuerda: siempre con suavidad extrema, la piel es muy delicada en esa zona y un movimiento brusco repetido diariamente puede derivar en futuras arrugas y flacidez.

-Lávate la cara con agua tibia: cuando vayas a retirar el jabón o el aceite del rostro hazlo siempre con agua a temperatura media y acaba con agua fría para facilitar que los poros se contraigan. Tanto el agua muy caliente como el agua muy fría pueden irritar el cutis durante la limpieza.

Comienza cada mañana lavandote la cara aunque sea solamente con agua, de ese modo retirarás las grasas y toxinas eliminadas por la piel durante la noche, y además te ayudará a despejarte y empezar la mañana con energía. ¡Comienza el día con alegría!.

-Tónico, ¿sí o no? Se trata de un producto que refresca la piel, calmándola y aportándole tonificación, así que es perfecta para utilizar tras la limpieza para reequilibrar su ph.

-Secado suave, sin tirones. Para evitar que nuestra cara se irrite, después de aclararnos es importante secar el rostro presionando suavemente con pequeños toques con la toalla. Nunca hay que restregarla por la cara ni los ojos ni hacer movimientos que estiren la piel.

-Exfoliante, una vez a la semana: para retirar las pieles muertas e impurezas profundas en la piel conviene usar un exfoliante facial al menos una vez por semana. Al aplicarlo notaremos la suavidad resultante del peeling en nuestro rostro y será como «empezar de cero» la semana con una piel renovada y fresca.

Con la exfoliación nuestra piel se oxigena y cualquier tratamiento o mascariila aplicado justo después resulta mucho más efectivo, al ser absorbido en mayor proporción.

-Mascarilla cada quince días: para mantener la hidratación y elasticidad de la piel de la cara, es recomendable aplicar una mascarilla facial cada dos semanas. Hoy en día existe una gran variedad a precios muy asequibles, así que ya no hay excusa.

El mejor momento es tras la ducha o el baño ya que con el vapor los poros están más dilatados y la mascarilla actúa más en profundidad, aunque cualquier ratito que encuentres para relajarte es bueno, así que otro truco es aplicarte previamente una toalla humedecida en agua caliente en el rostro durante un minuto y aplicarte después tu mascarilla. ¡Disfruta de tu relajación!.

-Puntos de especial insistencia: durante la limpieza hay que poner especial atención frotando en pequeños círculos en la denominada zona T: las aletas de la nariz, la frente, la barbilla y el nacimiento del pelo, zonas especialmente propensas tanto a la acumulación de suciedad externa como a toxinas generadas por la grasa de la propia piel, lo que acabará dando lugar a los odiados puntos negros, granos y espinillas. Si suelen salirte con frecuencia, utiliza baños de vapor para eliminarlos (si calientas agua en un cazo, recuerda colocarte a al menos 30 cm de distancia, para no quemarte la cara).

Para controlar todas estas imperfecciones indeseadas hay productos específicos para aplicar en el granito de turno y hacerlo desaparecer rápidamente, como Zap zap zap de Anatomicals, o el tratamiento para granos de Missha.

-Crema hidratante de noche: es aconsejable aplicarla después de la limpieza completa y es conveniente que sea específica de noche, porque eso significará que será regenerativa y reparadora y permitirá que la piel descanse y «respire» mientras dormimos. Las nutritivas suelen ir mejor para el cuidado nocturno ya que al ser untuosas pueden resultar «pesadas» para la piel durante el día.

No olvides utilizar una crema específica para el contorno de ojos. Su piel es la más fina del rostro, por lo que tiende a resecarse más que el resto y por eso necesita un cuidado especial basado en unos ingredientes específicos que lo nutra y repare en profundidad.

Aplica el contorno de ojos a toquecitos con las yemas de los dedos índice y corazón como si tocaras el piano para activar la circulación y favorecer la penetración del producto.

Productos recomendados para limpiar el cutis:

  • Aceite limpiador mySUPERskin de Miya: Este desmaquillante en aceite es capaz de derretir cualquier tipo de maquillaje para eliminarlo en cuestión de segundos, sin necesidad de frotar ni de gastar discos de algodón.
  • Gel limpiador myBEAUTYgel de Miya: Puedes usarlo cada mañana y cada noche por sí solo para limpiar y refrescar la piel, pero además, es el complemento perfecto para realizar la doble limpieza.
  • Limpiador facial en polvo ecologico de Make Me Bio: Limpia en profundidad los poros para que tu piel luzca muy suave. Muy recomendado para pieles sensibles, secas o con cuperosis.
  • Toalla desmaquillante de Brushworks: La suavidad de esta toalla respeta la piel al máximo al desmaquillar suavemente, y puedes utilizarla varias veces hasta que tengas que echarla a lavar.

Deja un comentario