Cómo limpiar las brochas de maquillaje

A todas nos da una pereza tremenda limpiar las brochas de maquillaje, sin embargo, debemos hacerlo con asiduidad para que las brochas permanezcan en perfecto estado, pero sobre todo es importante limpiar las brochas, porque esa falta de higiene podría provocar la aparición de bacterias peligrosas, que estaríamos arrastrando por nuestra piel y todos los productos que utilizamos.

Pasos para limpiar las brochas:

1. Usa champú o jabón con PH neutro.

Moja el pelo de la brocha en agua caliente y pon una pequeña cantidad de jabón en la palma de tu mano. Frota la brocha en movimientos circulares de forma suave, sin presionar demasiado. También puedes ayudarte de los dedos para retirar la suciedad.

En el mercado existen otros instrumentos para limpiar nuestras brochas, con rugosidades muy útiles para un mejor resultado. Por ejemplo, la paleta o el limpiador de brochas de Brushworks.

2. Aclara con agua.

Aclara con cuidado, y repite el primer y segundo paso hasta que la brocha quede completamente limpia. El agua debe ir desde la base del pelo a la punta intentando mojar lo menos posible el mango. Si el agua entrara en el mango podría debilitar el pegamento, rompiendo nuestra brocha y estropeando las fibras de pelo.

3. Cuidado al secar.

Escurre suavemente, envuélvelas en una toalla o papel absorbente y aprieta con delicadeza para retirar el exceso de agua. Déjalas secar en posición horizontal o boca abajo, para que el agua no entre en el interior de la virola. 

Procura que las cerdas no estén en contacto con nada, ya que podrían deformarse o tardar más en secarse. Te recomendamos dejarlas junto al borde de una mesa o encimera, con la punta de la brocha hacia fuera. Espera a que estén completamente secas para volver a utilizarlas.

¿Con qué frecuencia debo limpiar las brochas de maquillaje?

Todo depende del uso que le des a tus brochas. Lo ideal sería lavarlas después de cada uso, ¡Pero esto sería muy difícil en nuestra ajetreada vida! Te recomendamos limpiarlas como mínimo una vez cada dos semanas.

Además, también depende de la frecuencia y el producto con el que las utilices. Por ejemplo, la que usas para tu base líquida de maquillaje podrías limpiarla una vez a la semana, mientras que las que utilizas para polvos podrían esperar 15 días. Una vez al mes podría ser suficiente para las brochas de ojos.

Grábate a fuego cómo limpiar tus brochas de maquillaje, ya que cuidando tus brochas conseguirás que estas te duren años, y el resultado de tu maquillaje será envidiable utilizando unas herramientas en buen estado. Saca un hueco para mimar tus brochas, introduce estos pasos en tu rutina y guárdalas en un lugar limpio y fresco, ¡ya verás como tu piel te lo agradece!

Te recomendamos este artículo relacionado
Tipos de brochas de maquillaje: ¿para qué sirve cada una?

Deja un comentario